Buscar en BA-LON-CES-TO

lunes, 23 de abril de 2018

Libro de Baloncesto: “Altísimo. Un viaje con Fernando Romay”

Por Jorge

En el día del libro BA-LON-CES-TO vuelve a recomendar una lectura de baloncesto: “Altísimo. Un viaje con Fernando Romay” de Jacobo Rivero, editado por Ediciones Turpial en 2013.

El libro es un relato de la trayectoria deportiva, pero también vital, de Fernando Romay, leyenda del baloncesto español de los años 80. Y en él se incluye un prólogo de un compañero del protagonista, Juan Manuel López Iturriaga, y un epílogo de Paco Torres, director durante muchos años de la también mítica revista “Gigantes del Basket”.

La narración del camino de Romay por el baloncesto se enriquece también con detalles históricos de una época (el abismo que separaba la vida de La Coruña y Madrid cuando llegó al Real Madrid), y eso ayuda también a poner en perspectiva lo que suponía entonces tener una estatura tan poco habitual en una España de otro tiempo.

Jacobo Rivero aprovecha la figura de Romay para hacer proselitismo de una filosofía de vida basada en el baloncesto. Y ya en la introducción unas palabras de José Manuel Calderón en las que el jugador extremeño de la selección española habla de ganar medallas pero también de ser ejemplo para los jóvenes, le sirven para añadir que esa tarea no termina cuando un jugador se retira, sino que debe continuar también después “para que este deporte que tanto amamos siga atrapando a más admiradores, aficionados y futuros jugadores” (…) “que crean que el baloncesto es un buen lugar donde convivir y que, además, servirá para hacer mejores personas”.

El texto está salpicado de anécdotas como la consecuencia de unas palabras que dijo Santiago Bernabéu el día que se lo presentaron, y que demostraba el control y la jerarquía que se tenía por entonces en el Real Madrid, y que alcanzaba incluso al primer coche que pudo comprarse.

El libro además de dedicar espacio a los títulos que jalonan su palmarés, también se ocupa devenir baloncestístico de aquellos tiempos, impactando especialmente los párrafos dedicados al accidente mortal de Fernando Martín, que por cierto, no paró ninguna clase universitaria como se dice por cuanto ocurrió un domingo por la tarde, y ni tan siquiera entrenamientos, aunque es verdad que uno que lo vivió, recibió el impacto al poner la televisión después de venir precisamente de jugar al baloncesto.

Romay califica al baloncesto de los 80 como romántico, con los míticos enfrentamientos contra el Barcelona y todo lo que llevaban emparejado, los viajes por Europa, o la relación de camaradería que existía con los periodistas deportivos.


El autor antes de revisar la trayectoria con la selección hasta la famosa medalla de plata olímpica, repasa la otra cara de Romay, su versión de televisiva y mediática con sus inicios en la televisión en 1993 de la mano de Emilio Aragón (mientras aún era deportista en activo), y su relación con los comentarios deportivos para la radio y la televisión. Y en este caso entre otros nombres se destaca la figura de Pedro Barthe, voz del baloncesto en televisión española durante más de dos décadas.

Luego retomando la parte deportiva con la participación de pívot madridista en el equipo nacional, vuelve alguna anécdota como una curiosa frase de Ignacio Pinedo, entrenador suyo en su etapa júnior con la selección española. Y se desgranan algunos detalles de la trayectoria que llevaría a cosechar varios éxitos en mundiales (Cali 1982) y europeos (Nantes 1983) que culminarían con la medalla de plata de los juegos de Los Ángeles en 1984.

Por cierto, al mencionarse los diferentes boicots deportivos provocados por motivos políticos, se indica que la ausencia de Estados Unidos en los juegos de Móscú (1980) privó de ver a jugadores como “Magic” Johnson, Larry Bird o Isiah Thomas. Siendo cierto en el último caso, no lo es en los dos primeros, pues tanto Johnson como Bird ya eran jugadores profesionales tras su primera temporada en la NBA (1979-80), y los profesionales estadounidenses estaban vetados en los juegos olímpicos.

Luego el libro continúa relatando las andanzas de la selección española, la salida de Romay del Real Madrid, y su paso por los modestos equipos de Ferrol y Zaragoza, donde acabaría su carrera deportiva en 1995.

El último capítulo está dedicado al recuerdo de personas allegadas del mítico jugador con sus propias palabras, y entre las que destaco unas sobre el también legendario Mirza Delibasic, de quien dice que “nos hizo entender otra forma de ver y de estar en el baloncesto: no podías vivir el baloncesto si no vivías la vida. Era una filosofía existencial, a la que dedicaba el 100% de su energía, ya fuera tomando unas cañas con el equipo o con los aficionados, dentro de una cancha jugando o sentado en el banquillo.” Sin duda una estupenda filosofía de vida la del baloncesto.

Lectura recomendable para quienes quieran conocer al personaje público, al deportista, y la que fue una época fundamental para el desarrollo del baloncesto.

Leer más

lunes, 16 de abril de 2018

El lagunero opina... Balance Lakers Temporada 2017-18

Por Jorge

Mientras los mejores equipos de la temporada están inmersos en los playoffs que dirimirán el campeón, los Lakers acabaron su curso 2017-18 y es momento de hacer balance.


Más allá de las victorias y las derrotas es momento de analizar brevemente algunos de los detalles de la actuación individual de cada uno de los jugadores con vista al futuro más inmediato.

El récord del equipo fue de 35-47, es decir, nueve victorias más que en la temporada anterior, no muy lejos de las pronosticadas en la previa al inicio de temporada (36-40). Y sin embargo insuficientes si quiera para pelear por los playoffs, aunque verdad es que en el oeste eso se antojaba más que difícil.

En general el equipo mejoró, pero menos de lo deseado y porque no también, de lo esperado después de haber ganado la liga de verano de Las Vegas, lo cual hacia tener esperanzas de que los rookies tuvieran un buen desarrollo en su primera temporada en la liga.

Y así se puede destacar que eso fue lo mejor de la temporada, el crecimiento de los jugadores jóvenes del equipo. Y precisamente por eso, lo peor fue el traspaso que llevó a los jóvenes Nance y Clarkson a Cleveland a cambio de un par de veteranos que no tiene pinta que vayan a continuar en el equipo. Y si bien está claro que fue una operación para tener mayor margen salarial de cara al fichaje de estrellas de la liga, está por ver que llegue alguna el próximo verano, y sin embargo a cambio se perdió jugadores jóvenes formados en el equipo.

Notas del curso

- Lonzo Ball: 5

Aprobado raspado para el acaparador de focos mediáticos, más por el padre bocazas que por su juego, que deberá mejorar y mucho en su tiro. Y no necesariamente en su mecánica como en sus porcentajes. Mal en tiros de campo (36%) para un jugador que fallo más de la cuenta en la pintura, peor en el triple (30%) para quien encima es el que más tiros hizo del equipo desde esa distancia (6 por partido), y mucho peor desde el tiro libre, con un pésimo 45% de acierto.

Al tiro tendrá que sumarle trabajo físico de fortalecimiento de un físico rápido y explosivo, pero débil hasta el punto que las pequeñas lesiones le dejaron sin jugar 30 partidos esta temporada.


Su aprobado se basó en su facilidad para el pase (7 asistencias por partido), y sobre todo por su faceta defensiva: el mejor del equipo recuperando balones, casi dos por partido, y el segundo en tapones con casi uno por partido, sólo superado en el equipo por Brook Lopez. Además fue el segundo máximo reboteador defensivo con casi seis por partido, y a ello se puede añadir su intensidad que le llevaba a tocar muchos balones en defensa.

- Brandon Ingram: 7

Tal vez para algunos sea una nota baja, pero teniendo en cuenta el futuro que se espera de él (que alcance un status de “All Star”), todavía está uno o dos peldaños por debajo de su mejor versión.


Su progresión respecto de su año rookie fue notable, especialmente en el tiro, mejorando sus porcentajes e incluso asumiendo más tiros desde el triple con un buen 39% de acierto. Además continuó jugando buena parte de la temporada como base, y fue mejorando su dirección del equipo y su visión de juego.

En la parte a mejorar, sin duda su defensa con demasiadas faltas por su físico (endeble aunque lo mejorase este curso) y el acierto desde el tiro libre (sólo 68%) para un jugador que suele recibir defensas agresivas que le mandan a la línea de personal.

- Julius Randle: 8

Su final de temporada fue espectacular guiando la ofensiva en la pintura. Antes se vio limitado por los minutos que le daba el entrenador, pero siempre aportando energía al equipo.

Precisamente el control de esa energía es lo que tiene que mejorar de cara al próximo curso. Muchas faltas de ataque innecesarias en bloqueos, por ejemplo, y el hecho de leer correctamente sus opciones en la pintura, dado que en demasiadas ocasiones pelea con varios jugadores confiando en exceso en su físico, y debería mejorar su toque en esas finalizaciones y sobre todo su toma de decisiones.


Además en defensa tiene que controlar las faltas porque tuvo problemas también esta temporada en ese sentido, lo cual además de sacarle físicamente de los partidos, también lo hacía mentalmente.

- Kyle Kuzma: 7

Irregular como no podía ser de otro modo para un rookie, tuvo partidos extraordinarios, recuerdo ahora la victoria frente a los Celtics en el Staples, e incluso cuando peor jugó siempre dejaba detalles de su clase.


Lo que más me llama la atención es la facilidad con la que juega. La fluidez de sus movimientos ofensivos. Sin duda los Lakers se encontraron con una joya que puede ser un pilar básico de su futuro. Por cierto, Kuzma es el primer jugador de la historia de la NBA en conseguir 1.200 puntos, 450 rebotes y 150 triples en una temporada como novato.

A mejorar además de su defensa, y la lógica fortaleza física que necesita coger para aguantar el ritmo de una temporada NBA, creo que debe tomar mejores decisiones ya que le costó en algunos momentos decidir correctamente entre el tiro o buscar el aro sumando errores y pérdidas de balón innecesarias. Y aunque parezca mentira dada la confianza que tiene en sí mismo, también debe mejorar aquí, pues algunas de esos errores en la toma de decisiones tenía que ver con sus propias dudas, y así capaz de meter tiros con la defensa encima, luego fallaba tiros abiertos cómodos por exceso de confianza y en otros casos se perdía en fintas de tiro innecesarias.

- Josh Hart: 7

Otro robo del draft que sumó saliendo desde el banquillo, pero que explotó jugando como titular. Jugador de notable energía defensiva, y a la hora de culminar los ataques en la pintura, acabó por ser el mejor tirador del equipo desde el triple con un 40% de acierto.


El único al que me cuesta poner un pero a mejorar, tal vez que el celo defensivo le llevó a cometer a veces faltas innecesarias, aunque quizá algunas fueron el peaje por ser un rookie.

No sé si acabará por ser una estrella de la liga, posiblemente no, pero seguro que sí será un jugador importante en equipos con aspiraciones.

- Brook Lopez/Kentavious Caldwell-Pope: 7

Los veteranos del equipo cumplieron. El primero a pesar de los minutos limitados de que dispuso por el juego de pequeños impuesto por el entrenador que le llevaron a perderse mucho tiempo en el banquillo en los últimos cuartos de los partidos. Verdad es que su defensa es floja, lo cual no le impidió ser el mejor taponador del equipo, sin embargo en ataque ve el aro como una piscina desde cualquier posición.

Su faceta a mejorar está en el rebote y en no perderse en ocasiones en el exceso de tiros de tres.

El escolta aportó defensa en el perímetro y tiro de tres. Sin duda aspectos importantes en el estilo de juego que intenta imponer Walton. Sin embargo quizá debería hacer una mejor selección de tiro porque en ocasiones sus tiros fueron alocados.

No sé cuales serán sus objetivos de cara al futuro ahora que terminaron contrato, ni que quiere la gerencia. A mi juicio podrían ser jugadores muy válidos para el equipo pero con contratos de pocos años, un par de temporadas (tres a lo sumo) y por supuesto por menos dinero del que cobraron este curso (más de 22 kilos el pívot y más de 17 el escolta).

- Resto del equipo: 6

Los suplentes tuvieron una buena aportación ajustada al tiempo de que dispusieron y los vaivenes de minutos que estuvieron en función de las lesiones y los cambios en las rotaciones.

Durante la temporada no dejé de mencionar a Tyler Ennis o Ivica Zubac como jugadores de rotación más que válidos. El primero un base apañado para dar defensa y descanso a los titulares, al que quizá le comió la tostada Caruso por su mejor físico, y en el pívot tengo más esperanzas una vez que continúe mejorando su físico y su confianza en la pintura.

Luego quiero mencionar a Thomas Bryant no por lo que hizo esta temporada, que pasó con más pena que gloria por ella con sólo 5 minutos de media en un total de 15 partidos jugados. Y sin embargo me gusta de cara al futuro si trabaja su físico, pues puede ser un defensor rocoso en la pintura y en ataque es aprovechable en los tiempos que corren porque tiene mano de fuera.

- Luke Walton: 6

La progresión del equipo es buena, pero por el camino se cometieron algunos errores, y al igual que la joven plantilla, Walton debe mejorar su bisoñez en la dirección del equipo.

Las rotaciones ofreciendo minutos a muchos jugadores estuvieron bien… de no ser porque en ocasiones volvió locos a los jugadores, y tan pronto se contaba en exceso con unos, para dejarles con una participación testimonial en otros casos.

Particularmente no me gustó la poca participación de Zubac para como terminó el curso pasado, los pocos minutos que tuvieron jugadores defensivos como Ennis o Brewer (mientras estuvo en el equipo), y por último el extraño caso de Randle.

El alapivot que probablemente acabo siendo el mejor jugador del equipo, jugó 49 partidos saliendo desde el banquillo, y en muchos de ellos con menos minutos de lo que pareció merecer. Algo que no se entendía al principio (parecía que no podía coincidir en la pista con Nance) y que al final demostró con su juego como titular que el entrenador se había equivocado.

Por supuesto viéndolo por el lado positivo, ese reparto de minutos y protagonismo entre los jóvenes posibilitó que todos desarrollasen su juego, y la muestra está en que el máximo anotador del equipo estuvo compartido por tres jugadores, algo que probablemente no ocurrió nunca. Esos jugadores fueron Ingram, Kuzma y Randle con 16 por partido.

El equilibrio entre titulares y banquillo también es mérito del entrenador, con unos suplentes que estuvieron entre los mejores en producción de puntos de toda la liga.

Y hay que destacar la colocación de Ingram como base, algo que ya hizo el curso pasado, y que además de mejorar al jugador en su manejo y dirección del juego, creo que hace mejor al equipo. Para mi gusto en el equipo la dirección tiene que ser compartida por él y Ball, en una situación similar a la de otros equipos en la que sus dos estrellas se combinan para no descansar ninguna de las dos a la vez y así mantener el nivel del equipo.

En cuanto al estilo de juego que Walton trata de imponer está acorde a los tiempos que corren, pero a mi juicio el equipo tiene que aprender a jugar a diferentes ritmos y estilos. Ahora parece que sólo se puede jugar a la carrera y tirando de fuera, todo amparado por la famosa estadística avanzada, pero lo cierto es que no siempre se está acertado, y el ritmo no siempre puede ser tan alto, con lo que se hace necesario saber jugar con otro estilo más tradicional, jugando balones interiores, dentro-fuera, y situaciones de media pista.

Lakers está en proceso de mejora y adaptación pero a lo largo de esta temporada su nivel de acierto desde el triple fue pobre (el peor de la liga), y en ocasiones se abusó del tiro de tres puntos, sobre todo del tiro excesivamente rápido con mala circulación de balón, que fue más perjudicial que beneficioso. Y tal vez convendría en esos casos en los que no se mete una, buscar otras alternativas más eficaces, y por supuesto seguir mejorando la defensa, que se hizo pese a que en muchos partidos pareció inexistente.

El equipo merece un aprobado raspado por lo que hizo este curso, pero a un equipo tan laureado como los Lakers se le exige siempre más, y ya son unas cuantas temporadas sin pisar los playoffs. A ver que pasa este verano, pero el objetivo para la próxima tiene que ser volver a jugar la postemporada.

- Lo peor de la temporada

El traspaso de Clarkson y Nance por motivos de espacio salarial.

Las lesiones.

Perder algunos partidos que estaban más o menos encarrilados como por ejemplo la derrota en el Madison y otros por culpa del pobre porcentaje de tiros libres (el peor de la liga).

Tal vez con menos lesiones, y amarrando algunos partidos que no se debieron dejar escapar, el equipo habría podido pelear al final de temporada por ocupar la octava posición en el oeste.

- Lo mejor de la temporada

El rendimiento de los rookies Kuzma y Hart, números altos del draft que rindieron por encima de lo esperado, y la progresión de Randle e Ingram.

La anotación en la pintura (primeros de la liga) y el juego rápido al contraataque (segundos de la liga).

Los agasajos a las leyendas del equipo: la retirada de los números de Kobe Bryant, y el merecido reconocimiento a la figura de Elgin Baylor con su estatua en los alrededores del Staples Center.

Leer más

viernes, 13 de abril de 2018

El lagunero opina… 20017-18: Semana 26 (1 victoria y 1 derrota)

Por Jorge

Fin de trayecto para Los Angeles Lakers. Más victorias que el curso pasado, pero mismo resultado final: fuera de playoffs otra vez. Mejoras a la vista, y dudas para el futuro. Toca repasar los dos últimos partidos, y la próxima semana habrá tiempo de hacer balance y rescatar los mejores momentos de esta temporada.

Lakers 99 Rockets 105

El día podía se presentaba propicio si los Rockets se dejaban llevar siendo como eran ya el mejor equipo de la temporada, y sin embargo pese a dejarse llevar, les bastó varias muestras de calidad de sus dos estrellas, Harden y Paul, para ganar otro partido más.

El primer cuarto fue un clinic de errores y fallos con seis pérdidas de balón por equipo y un porcentaje conjunto en el triple del 23% después de anotar 5 de 22 intentos. Houston fue el menos malo y se fue por delante al final de ese periodo (16-23).

Ingram hizo su debut en la NBA anotando su primer tiro, un triple como no podía ser de otro modo (ver notas positivas de la semana), y terminó la primera parte con 11 puntos sin fallo.


Lakers anotaba 4 de 5 en triples al inicio del segundo cuarto para igualar el partido, pero Chris Paul primero y luego James Harden, tomaron el mando ofensivo de su equipo para que Houston se marchara al descanso con ventaja (48-56) aprovechando la posterior debacle en el triple angelino (2 de 10 después del buen inicio).

Walton rompió la regla no escrita que dice que los titulares acaban la primera parte, y por momentos mantuvo en cancha un quinteto casi por completo de la G-League con el mencionado Ingram, Caruso, Wear, Bryant, y el rookie Hart. De este modo quedaba claro que este era un día para tomárselo ya con calma en el último partido en casa del equipo.

Los titulares en la reanudación encabezados por Lopez y Randle clavaron un parcial e 9-0 para darle la vuelta al resultado (59-56) pero Houston se volvió a poner las pilas en ataque y se fue otra vez por delante al final del tercer cuarto (75-82).


En el último cuarto Chris Paul bailó un par de veces al pobre Zubac y con la máxima ventaja para su equipo (80-96) se marchó al banquillo para que D´Antoni diera minutos a los suplentes.



Entonces otra vez los menos habituales en Lakers liderados por Hart demostraron más hambre y a punto estuvieron de darle la vuelta al resultado, pero al final no fue posible.


El mejor en Lakers fue Hart con 20 puntos y 7 rebotes, pero la sensación del partido fue el notable debut del veterano Ingram que terminó con 19 puntos y un estupendo 4 de 5 en triples.


Clippers 100 Lakers 115

Derbi venido a menos para cerrar la temporada. Eso sí, con victoria que siempre sabe mejor, y aunque los Clippers acabaron con mejor récord el curso, quien sabe si este partido es el punto de inflexión para que Lakers recupere la primacia en la ciudad de Los Ángeles la próxima temporada.

El partido comenzó con otra lesión cuando en un choque KCP se hizo daño y marchó a vestuarios para ya no volver al juego. Por cierto, las lesiones también se cebaron este año con los Clippers.

Lopez llevó el peso anotador del equipo de Walton en el primer cuarto con 11 puntos e Ingram continuó con su anotación del anterior partido con otros 5 puntos. Pero el protagonista del cuarto fue Gary Payton que consiguió en este periodo la máxima anotación de su carrera con 9 puntos. Y los Lakers se fueron por delante ante la pobre defensa de Clippers (32-39).

El ritmo bajó en el segundo cuarto, pero se mantuvo la delantera en el marcador al descanso (53-64) gracias al trabajo de los suplentes.


Y en la reanudación del juego el partido se dinamito gracias al acierto desde el triple de Josh Hart, que anotó 4 de 5 para que el equipo rico de L.A. alcanzase la veintena de puntos de ventaja (70-90) y cerrase el tercer cuarto con una cómoda ventaja (74-92).


El último periodo sirvió para poco menos que intercambiar canastas y que los suplentes de Lakers siguieran demostrando que formaron una humilde pero hambrienta segunda unidad esta temporada, encabezada por Hart y el mencionado Payton que acabó con unas estupendas estadísticas de 25 puntos y 12 rebotes. Los mejores números de su corta carrera profesional.


También Hart consiguió la máxima anotación de su carrera (30 puntos) completando su cuarto partido consecutivo de 20 o más puntos.


Nota positiva:

El debut del veterano jugador de la G-League, Andre Ingram, máximo anotador de triples de la historia de esta liga, y con un porcentaje del 47,5% esta temporada.


Este escolta tuvo así el premio a diez años de dedicación con un primer partido soñado. Y a juzgar por su porcentaje, quizás debió tener la oportunidad mucho antes, dados los problemas en el triple del equipo.

Nota negativa:

Que Ball, Ingram y Kuzma no terminasen la temporada sobre la pista.

Las lesiones estuvieron presentes este curso hasta el último partido, con el percance que tuvo KCP en la última jornada.

Leer más

miércoles, 11 de abril de 2018

Historias de un Entrenador de Formación (18): Preguntas

Por Jorge

El entrenador de formación pasa por una serie de vicisitudes que son comunes a cualquiera que se dedique a este baloncesto. Da igual el equipo y el nivel. Entre ellas están algunas preguntas de los jugadores que se repiten una y otra vez. Y que en ocasiones no dejan de ser un reflejo de algunos defectos que todos los entrenadores tratamos de pulir. Como por ejemplo la falta de concentración.

Pondré varios ejemplos clásicos. Jugadores que te preguntan si estamos en el tercer cuarto. Y no, no me refiero al benjamín que se entiende que todavía es pronto para que sepa distinguir cuando un parón del juego se debe al final de un cuarto o a un tiempo muerto, sino a la pregunta de un infantil, cadete o hasta júnior.

¿Por quién? Apremias a pedir el cambio a un jugador mientras otro se ha dado un golpe, está sangrando, miro al banquillo pidiendo el cambio, o hizo su tercera falta personal. Y todavía te preguntan por quien tienen que entrar. Por cierto, todavía recuerdo aquel jugador que después de que sustituyera a un compañero suyo por cuatro faltas, me preguntase muy ufano si la eliminación por personales era por cuatro. Y me refiero a un jugador cadete.

¿Qué ha pitado? El árbitro pita cualquier infracción, no necesariamente fuera de lo común, y todavía en canasta grande tienes jugadores del banquillo que te preguntan que ha pitado porque no se enteran de nada. Poco más o menos lo mismo que les sucede a muchos de ellos mientras están en el campo.

Estas y otras muchas preguntas nos hacen a los entrenadores de formación cada temporada. Mucho ánimo para todos, y mucha paciencia y a seguir intentando mejorar la concentración y atención de los jugadores, así como su conocimiento del reglamento y del juego.

Leer más

lunes, 9 de abril de 2018

El lagunero opina… 20017-18: Semana 25 (1 victorias y 3 derrotas)

Por Jorge

Mala penúltima semana de competición con lesiones y derrotas que empañan el final de temporada de Lakers.

Jazz 117 Lakers 110

Lakers jugó un primer cuarto bastante completo, con buena defensa, y mejor acierto en el tiro, anotando sus primeros ocho tiros de campo sin fallo para terminar con un estupendo 67% en tiros de campo (4 de 8 en triples).


Así L.A. tomaba la delantera en el marcador al finalizar el primer periodo (24-31), pasando muy bien la pelota (10 asistencias para 12 canastas) y liderados por los 10 puntos de Kuzma.


Sin embargo Utah mejoró su defensa en la pintura en el segundo cuarto, y aprovechó los balones perdidos de Lakers (12 puntos tras pérdidas) y los regalos desde el tiro libre (7 de 13 en la primera parte para los angelinos), y le dio la vuelta al marcador al descanso (65-60) con un excelente Ricky Rubio con 25 puntos.


El equipo de Walton se mantenía en el partido gracias al acierto desde el triple, 14 de 28 al final del partido, pero en la segunda parte los Jazz siguieron fuertes en defensa y Mitchell tomó el relevo anotador de Rubio para darles una importante victoria en su lucha por alcanzar el mejor puesto en playoffs.

El estupendo 50% en triples de Lakers se empañó otra vez con el pobre porcentaje desde el tiro libre (24 de 36: 67%) que esta vez le afectó especialmente a Kuzma (7 de 12).

Randle aunque fallón en el tiro (3 de 9 y 6 de 10 en libres), estuvo a punto de alcanzar el triple doble con 12 puntos, 12 rebotes y 9 asistencias.


Y los máximos anotadores en Lakers fueron KCP con 28 puntos (5 de 9 en triples), y Kuzma con 26.


Sin embargo destacaría la buena labor del banquillo que estuvo mejor que el de los Jazz, con Frye anotando 3 de 5 en triples, y la completa estadística de Ennis con 10 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias en 22 minutos de juego.

Lakers 122 Spurs 112

Buena victoria en un “back to back” frente a unos Spurs que están peleando por alcanzar los playoffs, y que demuestra que el equipo no se dejó llevar al final de la temporada.


El partido comenzó con un ritmo lento que poco a poco se fue incrementando con un bonito intercambio de canastas que Lakers parecía que no podía aguantar (San Antonio alcanzó aquí su máxima ventaja del partido 22-30), pero entre Kuzma (12 puntos) y el buen hacer del banquillo, consiguió igualar el marcador al final del primer cuarto (29-30).


Y los suplentes siguieron sumando, destacando los 9 puntos sin fallo de Frye, y los 6 de Zubac, para seguir manteniendo un resultado igualado al descanso (58-61).


En el tercer cuarto se mantuvo la tónica, con empates y cambios en el liderazgo en el marcador de uno y otro lado, pero al final los Spurs pegaron un arreón de la mano de Aldridge para alcanzar una ventaja peligrosa (81-87) tal y como había transcurrido el partido.

Sin embargo otra vez los suplentes fueron los protagonistas en el último cuarto, con Walton jugándosela con un único titular en pista, KCP y luego Kuzma, y con el banquillo respondiendo anotando 16 puntos en este tiempo con 7 de Ennis, mandando el partido a la prórroga después de que Hart fallará para ganar al final del tiempo reglamentario.

Walton nuevamente recompensó a su banquillo, que continuó destacando en la prórroga, esta vez sí, liderados por los titulares Kuzma que anotó seis puntos y KCP (5), y los Lakers dejaron en sólo 4 a los Spurs en el tiempo extra para conseguir una notable victoria.


El máximo anotador en Lakers fue Kuzma con 30 puntos con 5 de 9 en triples, y KCP también destacó con 21 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias, pero el jugador clave fue Frye que lideró al banquillo para anotar 19 puntos con tres triples y sólo un fallo en tiros de campo (curiosamente un mate).


Lakers 96 Wolves 113

El partido comenzó con Brook Lopez “on fire” anotando los primeros quince puntos del equipo, incluidos un par de triples, pero Minnesota castigaba las pérdidas de balón y se marchaba por delante al finalizar el primer cuarto (26-30).


La buena noticia era que Lakers sin jugar bien se mantenía en el partido, y el trabajo del banquillo con Zubac sacando faltas a Towns, mejorando la defensa, y sumando desde el tiro libre (16 de 18) en el segundo cuarto, se daba la vuelta al marcador al descanso (58-51).


En la reanudación vino la debacle ofensiva anotando sólo 15 puntos. Kuzma muy fallón, se lesionaba con un esguince en el tobillo izquierdo, y aunque Randle era agresivo y peleón como siempre, se atascaba y en ocasiones obcecaba por querer anotar debajo de la canasta rival. Y mientras los Wolves se aprovechaban de la sangría de balones perdidos para tomar ventajar al finalizar el tercer cuarto (73-80).


En el último cuarto Minnesota sólo hizo que aumentar la diferencia hasta el final y ganar un importante partido en su lucha por los playoffs, gracias al rebote ofensivo (18) y los puntos (30) tras pérdidas del rival (20). Con esas concesiones, Lakers tenía imposible la victoria esta noche.

Randle hizo otro doble doble (20-10) pero con cinco pérdidas de balón, y los mejores angelinos vinieron del banquillo con Hart y su doble doble (20-11) con 3 de 6 en triples, y Zubac con 14 puntos y 9 rebotes.

Lakers 97 Jazz 112

Otra baja, la de Kuzma, se sumaba a las ya fijas de Ball e Ingram. Y Lakers comenzó el partido fallando demasiado en la pintura y perdiendo muchos balones en los primeros minutos de juego. Los Jazz en cambio anotaban en la zona fácilmente y adquirían una notable ventaja mediado el primer cuarto (4-19).

Entonces la salida de Ennis desde el banquillo mejoró la dirección y sobre todo la actividad defensiva tocando y recuperando balones, cosa que contagió al resto del equipo y Randle espabiló en ataque para reducir las diferencias en el marcador (21-30).

En el segundo cuarto el base canadiense continuó con su buen trabajo, y Lakers se mantenía en el partido al descanso (44-50) con Hart como el mejor anotador del equipo (15 puntos).


Caruso mejoró su aportación en la reanudación del juego, pero Lopez horrible en ataque (0 de 10) lastraba a L.A. que sólo contaba con el empuje de Randle para hacer frente al acierto desde el triple de Utah, que aumentaba su ventaja al final del tercer cuarto (67-82).


Luego los Jazz superaban la veintena de diferencia en el último periodo terminar de dejarse ir y conseguir una victoria que confirmaba su presencia en los playoffs.

Los mejores en Lakers serían los mencionados Ennis y Hart que fueron los únicos que jugaron con ritmo de principio a fin en ambos lados de la cancha. El primero anotó su récord personal de puntos (22 puntos) y el segundo fue el máximo anotador del equipo con 25.


Notas positivas:

El buen hacer de Tyler Ennis (a veces también Caruso) en la posición de base para paliar las ausencias de Ball e Ingram en la dirección del equipo. Jugadores de complemento que dieron un paso al frente siempre que se les necesitó a lo largo de la temporada, y que quizá merecieron más confianza de Walton en algunos momentos.


En general, la mejoría del banquillo aunque no se transformó en victorias para el equipo, al menos ayudó a ganar los duelos de suplentes en los últimos partidos y ser competitivos pese a las lesiones, gracias al trabajo del mencionado Ennis, Zubac, Frye y Hart.

El récord de triples anotados en una temporada que se superó en el partido frente a los Spurs. Eso sí, los porcentajes deberán mejorar en el futuro porque no son buenos para tanto como se tira.


El reconocimiento a Elgin Baylor con el descubrimiento de una estatua en su honor en los alrededores del Staples Center.


Sin duda un tardío pero merecido reconocimiento a una leyenda de los Lakers.

Notas negativas:

Que Randle por momentos repita algunos de sus errores del curso pasado. Como sus habituales problemas de faltas, algunas de ellas claramente innecesarias (las de ataque principalmente), que limitan su rendimiento en los partidos. Y que sus armas ofensivas se queden poco menos que reducidas a su agresividad y anotación en la pintura.

Igualmente, que el equipo repita errores (¿por culpa del entrenador?) a lo largo del curso. El abuso del triple cuando no se mete una, dejando de jugar a otro ritmo y estilo cuando se disponen de opciones para hacerlo.

La eliminación de South Bay, el equipo vinculado de la G-League, que no empaña la buena temporada alcanzando las finales de conferencia.

Leer más