domingo, 4 de diciembre de 2016

El lagunero opina… (22) Grizzlies 103 Lakers 100

Por Jorge

Oportunidad perdida. Memphis con muchas bajas (Conley, Parsons, Carter, Randolph) podía ser una buena plaza para que Lakers volviese al 50% y mejorase esta desastrosa gira foránea, pese a sus también numerosas bajas (Russell, Young, Nance y Calderón durante el partido). Y por momentos pareció que esa posibilidad se haría real, pero la magia de Lou Williams (40 puntos) no fue suficiente.


Memphis no es equipo que siga ni de lejos, más allá de los “highlights” puntuales de alguna exhibición de Marc Gasol (por cierto, 5,5 rebotes por partido para él son lamentables), y al ver su quinteto inicial aluciné en colores viendo algunos de sus desconocidos nombres. Y hete aquí que te encuentras con la agradable sorpresa de Troy Williams que aprovechándose de las bajas hizo el partido de su vida (otro que hacen “internacional” los Lakers), enchufando de todos los colores: 31 puntos (23 en la primera parte) con 6 de 12 en triples. Unido a eso, el buen hacer de Gasol y Green en ataque y las pérdidas de balón de los angelinos (el problema no es perderlos sino los contraataques y puntos fáciles que suponen), bastó para que los Grizzlies sumaran otra victoria.

En Lakers sólo hicieron frente el mencionado Williams, que mantuvo al equipo anotando 28 puntos en la primera parte (21 en el segundo cuarto), Deng haciendo su mejor partido de la temporada (18 puntos) aunque errático como siempre en el tiro de tres (increíble la cantidad de tiros cortos que hace), y Mozgov que hizo una aceptable segunda parte escarbando en la zona de Memphis.

Primer bache serio de la temporada para los Lakers, no por resultados que son mejores de lo que su juego es por momentos, y cuyas lesiones no ayudarán a salir de él si no hacen una mejor lectura del juego (Clarkson está muy perdido respecto del que inició el curso), mejorando la circulación del balón y sobre todo aplicándose más en defensa.

Leer más

sábado, 3 de diciembre de 2016

El lagunero opina… (21) Raptors 113 Lakers 80

Por Jorge


El partido se puede resumir en los últimos 6.9 segundos de la primera parte. Raptors tiene la posesión y su entrenador pide tiempo muerto para preparar el ataque. Y un sencillo bloqueo en la cabecera libera a su base que anota un tiro cómodo de media distancia. Curiosamente quien puntea ese tiro es el mejor defensor del equipo, Larry Nance jr., o por lo menos el que más ganas le pone, que para eso de la defensa es importante.

En el segundo cuarto Toronto anotó 18 de 23 tiros de campo incluido un estupendo 5 de 7 desde el triple. Y sin quitar mérito al buen hacer del equipo canadiense, contra esa defensa hasta a mí me hacían internacional. Ni siquiera son capaces de endurecer el partido, de repartir algún estacazo que otro (sólo tres faltas en ese tiempo), y así el camino es muy plácido para cualquier rival, y más para un buen equipo como los Raptors.

Los Lakers que aguantaron en el primer cuarto (28-22) trataron de mantenerse luego en el partido gracias al rebote de ataque (19) y las segundas oportunidades, pero desacertados en el tiro y con una circulación pésima del balón, lo único que te puede ayudar es una defensa que apenas existió a lo largo de esta temporada salvo en contados y breves periodos de tiempo de algunos partidos.

Toronto no necesitó la aportación de su mejor jugador, un DeRozan muy desacertado (6 de 18 en tiros), y le bastó con juego de equipo para anotar los tiros abiertos, y la dirección y anotación de Lowry, el mejor del partido con 24 puntos (6 de 9 en triples).

En los Lakers lo único positivo fue que Ingram sigue su rodaje como rookie y anoche hizo su récord anotador (17 puntos) con un , ¡oh, milagro!, una buena serie en el tiro (8 de 16).

En días como hoy, la mejor noticia es que nadie daba un duro por L.A. y con un cuarto de temporada jugado, diez victorias son muchas a estas alturas y el equipo se mantiene en la pelea por alcanzar los playoffs. Algo impensable ni tan siquiera para los seguidores más optimistas.

Leer más

viernes, 2 de diciembre de 2016

Mejora tu juego (14): Aro pasado

Por Jorge

Una de las primeras enseñanzas que cualquier entrenador de baloncesto realiza con los más jóvenes es la ejecución de la entrada a canasta. Cualquier niño al que le das una pelota quiere botarla y por supuesto tirarla a canasta, y para satisfacer esa querencia, nada mejor que enseñarle a botar hacia el aro para hacer una entrada. Inicialmente la coordinación de los pasos es la mayor dificultad, y no digamos ya hacerlo por el lado/mano no dominante.

Cuando los jóvenes tienen cierto dominio de la entrada básica a canasta, cualquier variante que se añada es vista como algo increíble por su dificultad. Y entre esas opciones encontramos el aro pasado.

No hay entrenador que no haya visto en el inicio de la enseñanza de este tipo de entrada, tiros a cual más variopintos y raros. Y el caso es que más allá de la finalización (el gesto final del tiro), que exige un movimiento de muñeca concreto, y sin entrar en multitud de detalles (cómo subir el balón y su protección, cómo marcar los pasos frente a rivales, si se hace a mano/pie cambiado, la aproximación al aro dependiendo de la zona del campo por la que se ataque, etc.), lo cierto es que lo primero que hay que dejar claro a los jugadores es que esta entrada, en su versión sencilla, es igual que una entrada normal en cuanto al apoyo de los pasos, es decir, derecha-izquierda y rodilla derecha arriba en el caso de aproximarse al aro por la derecha, y al revés si se hace por la izquierda. La única diferencia es que la finalización en vez de realizarla por delante del aro, se hace dejando la pelota por detrás.

En el siguiente vídeo se pueden ver diferentes acciones a aro pasado:


El dominio de esta entrada/tiro permite anotar una vez que se deja atrás a un defensor que sale al camino del atacante que impide que anote de primeras.

Cualquier aficionado/jugador que quiera mejorar en estas entradas, puede fijarse y practicar primero sin defensa, para que una vez tenga dominada la coordinación y finalización en el tiro, luego pueda atreverse a hacerlas en juego real.

Ahora bien, un detalle que conviene tener claro es que la práctica de estas entradas con defensa no dependen de uno mismo, y es que como para cualquier acción, finalizar o no a aro pasado será decisión que se tenga que tomar dependiendo de la situación real de juego. Porque una cosa es la técnica individual que se posea y otra la aplicación que de ésta se haga en función del juego (táctica individual). Y es que en alguna ocasión me tope con jugadores que aprendiendo, querían hacer una entrada a aro pasado en los partidos a toda costa, dándoles igual la disposición de la defensa y las opciones del resto de atacantes, de tal manera que mejor no cuento que jugadas más rocambolescas se daban en algunos ataques.

Leer más

jueves, 1 de diciembre de 2016

El lagunero opina… (20) Bulls 90 Lakers 96

Por Jorge


Lakers ganó un partido de los que suman al final de temporada camino quien sabe si de playoffs. Mal juego de ambos equipos en un partido caracterizado por los pobres porcentajes de tiro y la multitud de pérdidas de balón, especialmente sangrante en el equipo de Luke Walton (23).

El titular son los 20 rebotes de Randle, encomiable su labor bajo los aros, pero con 4 de 13 en tiros fallando multitud de ellos dentro de la zona, atascado entre fintas y contactos con los adversarios. El curso pasado el legendario James Worthy se dedicó a aleccionar a los jóvenes jugadores interiores de L.A., pero éste no aprendió mucho o no lo pone en práctica, pues esos fallos en la pintura no son algo nuevo.

¿Por qué Calderón apenas dirige al equipo y cede buena parte de ese protagonismo al propio Randle y a Ingram (hoy titular por las lesiones)? En la NBA cualquiera puede subir la bola, pero amigo, dirigir es otra cosa, y en este una vez me toca a mí otra vez te toca a ti, me parece que Calderón se contagia y le lleva a cometer más errores de los que sería habitual en él. Incluso me atrevería a decir que tampoco es todo lo agresivo que podría en ataque con el balón para aprovechar su buena mano, y es que cuando se pone puede sumar, como hizo anoche en el inicio de la segunda parte atacando a Rondo.

Volviendo al tema del manejo de balón, nadie duda de que es aceptable en los casos de Ingram y Randle, pero darle el balón, sobre todo a este último, para que dirija el ataque es poco menos que una lotería, y sólo en transición le concedo opciones por la velocidad que le permite ganar ventaja de sus pares.

Por último, dar un palito a los jugadores o a quienes les hacen el scouting porque no entiendo como no se flotaba más a Butler, Wade y Rondo (aunque este estuvo sorprendentemente acertado con 2 de 3 en triples) cuando sabido es que no meten una en una piscina (para prueba el 1 de 6 de Butler con un “air ball” en el tiro que buscaba el empate al final del partido). Y sí, ya sabemos que en la NBA cualquiera la puede enchufar, pero dado que no se puede defender todo, y que éstos son muy peligrosos de camino al aro, ¿cómo es posible que se salga a todos sus tiros e incluso se pique en sus fintas de tiro? Por cierto, tengo para todos, lo de los Bulls es de locos. No juegan a nada y en esas circunstancias no entiendo como no juega más Mirotic.

Más allá de estos detalles, otra vez el banquillo le salvó la papeleta a los titulares, y es que debe ser frustrante para jugadores como Nance y Williams que tengan que salir con el marcador abajo (28-17 al final del primer cuarto) para meter al equipo en el partido (47-47 al descanso), para que nuevamente los titulares la caguen y tengan que volver a arreglarlo otra vez.

Anoche nuevamente Nance fue el empuje defensivo (12 puntos y 11 rebotes) que complementó el ofensivo de Williams (18 puntos), y que remató Clarkson con varias canastas muy importantes en el último cuarto para certificar esta importante victoria.

Leer más

miércoles, 30 de noviembre de 2016

El lagunero opina… (19) Pelicans 105 Lakers 88

Por Jorge


Mal inicio de gira (4 partidos) por el medio-oeste y el este con una derrota sin paliativos en Nueva Orleans frente a un gran Anthony Davis (41 puntos y 16 rebotes).

El partido no pudo comenzar peor para los Lakers con la lesión en el tendón de aquiles de Nick Young a los dos minutos de juego. Jordan Clarkson le sustituyó aportando 9 puntos en ese primer cuarto (no volvió a anotar más) que sin embargo fueron insuficientes ante la exhibición de Davis con 13 en ese tiempo para que los Pelicans comandasen el marcador (33-22).

Por cierto, la calidad de Davis no se cuestiona, pero llama la atención que en cualquier aproximación a canasta un mínimo contacto era pitado con falta a su favor, siendo cuando menos discutible en algunas ocasiones. Supongo que es el estatus de estrella.

L.A. continuó con unos muy pobres porcentajes de tiro, especialmente en el triple, y mediado el segundo cuarto Nueva Orleans llegó a ponerse 25 puntos arriba, y ya se movió alrededor de la veintena de ventaja casi en todo el resto del partido.

Walton lo intentó todo con muchas rotaciones ya en el segundo cuarto, con la participación de Huertas y Thomas Robinson buscando algún revulsivo, pero no dio frutos más que por el esfuerzo de Nance y el tiro de Williams en la segunda parte que no consiguieron más que maquillar un poco el resultado.

Partido para olvidar para los angelinos en el que la única buena noticia fue la vuelta de Julius Randle que salió en el quinteto titular y sumó un doble-doble con 12 puntos y 10 rebotes, y lo mejor de todo, sin aparentar ningún altibajo físico.

Particularmente me alegró ver en el bando adversario al alero Anthony Brown, antigua elección del draft de Lakers cortado al inicio del curso, y que tuvo buenos minutos con 7 puntos y 6 rebotes. Para mi gusto es un jugador más aprovechable, y desde luego con más recorrido, que por ejemplo Metta World Peace.

Leer más